sábado, 6 de septiembre de 2014

MANUEL PERTEGAZ. LA ELEGANCIA DE LO ETEREO

  Al finalizar el mes de Agosto, nos dejaba Manuel Pertegaz, el gran maestro de diseñadores, un mago de la aguja y una de las piezas principales de la historia de la moda. 
Como enamorada absoluta que soy de la forma de vestir de la década de los años cincuenta, no podía dejar de rendir un pequeño homenaje a este grande entre los grandes, 
esbozando algunas notas sobre la personalidad y trayectoria profesional del diseñador. 

  Pertegaz fue ante todo un buscador incansable de la perfección,  quienes lo conocieron lo describen como una persona humilde, trabajador infatigable, vital, con curiosidad y fascinación por todo lo que le rodeaba, terriblemente riguroso y exigente con el trabajo.
Para Pertegaz la elegancia tenía que ser etérea, sutil, discreta y sencilla, sin estridencias, y así también era su ideal de mujer, 
que describía "flexible como un junco o elegante cual cisne" cualidades que encarnaba la actriz Audrey Hepburn, 
para él, la modelo perfecta.
   Autodidacta, se convirtió por méritos propios en el modisto        preferido de la Alta Sociedad de los años 40 y 50, siendo el primer diseñador español en presentar sus colecciones en Nueva York.
 A la muerte de Christian Dior, fue propuesto para hacerse cargo de la firma, lo que rechazó por no querer perder su identidad. 
Supo adaptarse y adelantarse a los grandes cambios que la sociedad española experimentaría a partir de los años 60, 
sumándose al prè-â-porter e introduciendo prendas como la minifalda o los pantalones en sus colecciones.  
Vistió a reinas, princesas, actrices ..., vanagloriándose de un trabajo que le permitía estar rodeado de grandes mujeres.
Entre sus muchas clientas figuran la Reina Doña Sofia, la Condesa de Romanones, Bibis de Samaranch (amiga y musa de Pertegaz), Carmen Polo, Ava Gadner o Jackie Kennedy, y fue el creador del espectacular mono de canutillos de porcelana en color turquesa con el que la cantante Salomé ganó el festival de Eurovisión en 1969. 
Vivió el éxito, pero también conoció la ruina de su negocio,
se reinventó y resurgió. 
Manuel Pertegaz deja un legado inmenso, muchísimos premios y reconocimientos a su labor y trayectoria profesional,
 pero sin duda, será conocido en los libros de historia
 como el diseñador del traje nupcial de la Reina Doña Letizia.
Espero que hayáis disfrutado leyendo este post 
tanto como yo he disfrutado al escribirlo
-Feliz Fin de Semana-

12 comentarios:

  1. Desde luego hemos perdido a un gran maestro de la Alta Costura española. Ójala ahora hubiera maestros como él que llevaran el nombre de España tan alto. Un post precioso Ángeles.

    Besos

    C

    ResponderEliminar
  2. Se ha perdido un gran diseñador, uno de los grandes de la Alta Costura. Besos.

    ResponderEliminar
  3. .
    Me encanta, es sinónimo de elegancia y glamour! Un besazo guapa.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Decimos Adiós a uno de los grandes. Besos Yael

    http://siemprehayalgoqueponerse.com/

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito homenaje le has hecho al maestro, Ángeles! sin duda, más que merecido, uno de los grandes de la alta costura. Bss:)

    ResponderEliminar
  6. Una trayectoria impresionante, una artista ejemplar.
    Besos,ana.

    ResponderEliminar
  7. Un merecidísimo homenaje, me ha gustado mucho todo lo que has contado. Una vida muy interesante.

    besos

    ResponderEliminar
  8. Me dio mucha pena conocer la noticia...tengo un par de complementos de su firma y para mi ya eran un tesoro estando él en vida asi que imaginate ahora
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Qué post más bonito, hemos perdido a un genio
    Bss

    www.blackdressinspiration.com

    ResponderEliminar
  10. great post
    would you follow each other ?
    unconventionalsecrets.blogspot.it

    ResponderEliminar